Acta del III Premio Clavero

Luis Rojas Marcos nació en Sevilla, se licenció en Medicina en la Universidad Hispalense y en 1968 emigró a Nueva York en donde reside desde entonces. Allí se especializó en Psiquiatría, especialidad que ha desarrollado principalmente en el campo académico, en el que sigue ejerciendo como profesor de su universidad. 

Es doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Bilbao y en Ciencias Médicas por la Universidad del Estado de Nueva York. En la actualidad es miembro de la Academia de Medicina de Nueva York y de las academias americanas de Psiquiatría y de Medicina Paliativa. Y tiene la medalla de Andalucía.

El jurado destaca que en su larga y fructífera carrera profesional haya abarcado disciplinas tan amplias como la investigación, la atención clínica, la docencia y la divulgación. También, de manera especial, la gestión hospitalaria de la sanidad pública, en donde ha sido director del Sistema Psiquiátrico Hospitalario Municipal de Nueva York, máximo responsable de los Servicios de Salud Mental, Alcoholismo y Drogodependencias de la ciudad, y presidente de la red neoyorkina de hospitales públicos y ambulatorios.

Como investigador científico sobresalen sus estudios pioneros sobre los efectos de la barrera del lenguaje en inmigrantes enfermos mentales que tenían dificultad en expresarse en la lengua inglesa. En el cargo de director de los servicios psiquiátricos de los hospitales públicos creó el proyecto HELP (Homeless Emergency Liaison Project), un modélico servicio médico móvil para atender y hospitalizar a enfermos mentales graves desamparados sin techo. Y como comisionado de Salud Mental, Alcoholismo y Drogas se distinguió por financiar y poner en marcha los primeros programas específicos para las comunidades inmigrantes hispanoamericana, china, rusa y caribeña de la ciudad. También desarrolló un plan de prevención de violencia en los colegios públicos de la ciudad.

Su mandato de seis años y medio como presidente ejecutivo del Sistema de Sanidad y Hospitales Públicos de Nueva York es especialmente destacable. Supuso la competencia sobre los dieciséis hospitales municipales y la red de ambulatorios de la ciudad. Tuvo que gestionar una plantilla de cuarenta y tres mil empleados y un presupuesto anual de cinco mil millones de dólares. Durante ese período, la calidad de los servicios alcanzó niveles sin precedentes y por primera vez se cerraron los años fiscales con superávit, lo que hizo innecesarias las subvenciones estatales. Además de este puesto, era miembro del consejo de control de emergencias de la ciudad en el momento del ataque terrorista contra las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001.

Luis Rojas Marcos ha publicado una decena y media de libros de ensayo, uno de ellos precisamente sobre la superación del trauma del 11 de septiembre. Su obra tiene como eje conductor el optimismo. En sus libros el profesor Rojas Marcos nos ha enseñado que nunca como ahora la humanidad ha vivido tanto ni tan democráticamente, y que el hombre y la mujer disponen hoy día de una mayor variedad de opciones y caminos para buscar su bienestar y felicidad. Nos ha explicado que la violencia es aprendida y que los seres humanos somos capaces de controlarla. Nos ha contado que las parejas rotas por un divorcio no significan la muerte del amor ni del hogar. Nos ha advertido que los mismos avances que han transformado el curso de nuestra existencia son irónicamente también responsables de muchos de nuestros dolores de cabeza.

Su tarea profesional y el observatorio mundial en el que ha ejercido le convierten en un lúcido y privilegiado espectador de nuestro tiempo. Como autor, su filosofía invita a sus contemporáneos a regocijarse de vivir en un mundo tangible, solidario, dinámico y vital, y nos subraya que vivimos unos momentos apasionantes de la historia, que nuestros antepasados no alcanzaron siquiera a imaginar. Por todos estos motivos el jurado le considera un ejemplo social con méritos sobresalientes para ingresar en la galería de sevillanos ilustres que reconoce el Premio Manuel Clavero.

Los Ángeles que salvaron a Luis Rojas Marcos
Homenaje a un privilegiado espectador de nuestro tiempo