DIARIO DE SEVILLA

De nuevo, Carmen Laffón ha hecho historia. La primera mujer andaluza en ingresar en la Academia de Bellas Artes de San Fernando volvió a asumir su condición de pionera el jueves por la noche en el Hotel Alfonso XIII cuando el propio Manuel Clavero la condecoró con el V Premio que lleva el nombre de este jurista esencial en la historia de la democracia española. Laffón no es sólo la primera mujer que recoge esta distinción, símbolo de la excelencia de la sociedad civil andaluza, sino que se trata de la primera creadora, en este caso una artista, que entra en el parnaso de ilustres que completan Felipe González, Luis Rojas-Marcos, el recordado José Manuel Lara Bosch y el cardenal Carlos Amigo Vallejo, con quien se instauró la convocatoria en su primera edición. La ceremonia de entrega del V Premio Clavero Arévalo, que conceden Diario de Sevilla y la Fundación Persán, congregó a lo más granado de la intelectualidad sevillana. Y especialmente a sus mejores artistas, como Manolo Salinas, Gerardo Delgado, Juan Suárez o Curro González, porque Carmen Laffón, como recordó el vicepresidente del Gobierno andaluz Manuel Jiménez Barrios en su discurso, "es uno de los principales exponentes del arte contemporáneo español además del referente más nítido de un arte andaluz en femenino. Su testimonio y su vida, como ya afirmó la presidenta Susana Díaz, han servido también para dar proyección a las mujeres en el mundo del arte de nuestra tierra". Hija Predilecta de Andalucía, la obra de Carmen Laffón "nos ayuda a poner la mirada en lo próximo y en lo cotidiano. Su atención al entorno de Sanlúcar de Barrameda, al Coto de Doñana o al río Guadalquivir nos ofrece una visión emotiva y profundamente original de nuestros paisajes". Implicada siempre en la búsqueda de nuevos materiales y lenguajes, la galardonada y su obra son, subrayó Jiménez Barrios, "un lujo para los sentidos y para Andalucía". 

La galardonada, con su característica timidez, se subió al estrado tras las elogiosas intervenciones de José Joly, Manuel Olivencia y Manuel Clavero Arévalo para expresarles su agradecimiento "más profundo", a ellos y a los miembros del jurado, por recibir un premio "que han merecido en otras ediciones personas extraordinarias de la talla de Carlos Amigo Vallejo, José Manuel Lara, Luis Rojas Marcos y Felipe González". La artista reconoció que la embargaba aún más la emoción por ser distinguida con un reconocimiento que lleva el nombre de Manuel Clavero Arévalo, "no sólo por su prestigiosa trayectoria, sino porque me une a él un indiscutible afecto: él ha estado ligado a mi familia y sé que mi padre, con el que mantenía una gran amistad, lo apreciaba muy especialmente".

Carmen Laffón extendió ese agradecimiento al Grupo Joly, "en el que trabajan o colaboran amigos muy queridos, y a su presidente, Pepe Joly". "Pero me gustaría que mi gratitud fuera más allá: quiero reconocer la apuesta que hacen en sus páginas por la cultura, el rigor y el cariño con el que se trata el trabajo de los creadores", expresó.

La condecorada no quiso tampoco olvidarse de la Fundación Persán, un referente del compromiso social en Andalucía y que patrocina este premio. Laffón destacó su cariño por su presidente, José Moya, y por su mujer, Concha Yoldi, "vecinos míos en la playa de La Jara", el territorio mítico de una artista que no concibe la vida ni el arte sin la luz y los colores de la desembocadura del Guadalquivir. 

La también Premio Nacional de Artes Plásticas cerró su discurso abrazándose a su intimidad y dedicando las últimas líneas a sus familiares y amigos más cercanos, que ella considera el sostén de su personalidad y el motor de su obra. "Cuando alguien se dedica a algo tan falto de certezas como el arte puede llegar a sentirse solo o desamparado en algunos momentos del camino, pero vuestro apoyo me ha ayudado siempre a seguir adelante, y puedo decir, sin duda, que sois otro premio en mi vida. Muchas gracias a todos".
La concesión del V Premio Manuel Clavero a Carmen Laffón, como reconoció en la intervención que abrió el acto el presidente del Grupo Joly, José Joly Martínez de Salazar, sirve para remarcar la maestría de una de las personalidades artísticas más importantes de la historia y confirma "la ejemplar acción social que en estos tiempos tan faltos de liderazgo desarrolla en Andalucía la Fundación Persán". 

José Joly citó tanto al crítico de arte de Diario de Sevilla, Juan Bosco Díaz-Urmeneta, como al escritor y consejero editorial de este medio Carlos Colón, "dos de los mejores conocedores de la obra de una artista que desvela la vida que las cosas tienen, una vida que sólo su maestría hace visibles a los demás en un acto de ilimitada generosidad". Esa misma Laffón que, con su don y su trabajo diario, es una "maestra de las artes mayores", según la expresión de Clavero y Olivencia, y la depositaria de un galardón nacido para reconocer las virtudes cívicas y ensalzar el valor de la convivencia a través de quienes la hacen posible e incluso, como en su caso, más bella.