"Muchas veces empezamos la casa por el tejado". Quien pronuncia estas palabras es José Castro, gerente de la Fundación Persán, entidad presidida por Concepcion Yoldi, que ayer presentó en la nueva sede de la Asociación de la Prensa de Sevilla (APS) la quinta guía para emprendedores. Castro dio a conocer los detalles de este manual que se ha convertido en la herramienta más útil para los andaluces que desean poner en marcha un proyecto empresarial. Un recorrido que consta de varias fases y en el que, después de varios años analizando distintas propuestas, se percibe una carencia básica en todo aquel que desea desarrollar una propuesta mercantil: la falta de formación para alentar el emprendimiento.

Este déficit ha llevado a la Fundación Persán a poner en marcha varias iniciativas para que desde los institutos se inculque a los adolescentes la cultura del emprendimiento. Esta entidad -una de las más implicadas en dicha labor- imparte clases de formación a 95 docentes de toda Andalucía para que -en palabras de José Castro- "obtengan las herramientas necesarias para alentar el talento emprendedor en las aulas.

Este interés por la cultura emprendedora se plasma también en los centros educativos, pues la Fundación Persán lleva varios cursos impartiendo talleres en distintos institutos para que los alumnos cuenten con una experiencia empresarial directa. Durante los nueve meses lectivos, los estudiantes han de simular la creación, consolidación y cierre de una sociedad comercial, con todos los factores positivos y contrarios que puedan coincidir en un contexto real. Es, sin duda, la mejor enseñanza que pueden recibir para, una vez concluida la formación reglada, se atrevan a crear un negocio por su cuenta.

Este interés de la fundación que preside Concepción Yoldi por la formación emprendedora tiene su justificación en la carencia percibida en muchos andaluces que han decidido poner en marcha un proyecto empresarial. "La mayoría de las veces se empieza la casa por el tejado. Poseen mucha información sobre el producto o servicio a vender, pero pocos datos sobre los posibles clientes", explica Castro, quien incidió en que esta falta de planificación constata la carencia formativa sobre los métodos para desarrollar una iniciativa empresarial. "Lo primero que debe hacerse es pisar la calle. Sondear la demanda. Qué quiere la gente. Para eso están las nuevas tecnologías, para conocer el grado de penetración de nuestra propuesta. Información imprescindible antes de comprometer nuestros recursos", refirió el gerente de la Fundación Persán.

La crisis ha alentado a muchas entidades públicas y privadas a facilitar recursos para el emprendimiento. Ante la falta de oferta laboral por parte de las empresas constituidas, la solución que se aporta a los ciudadanos es la creación de sus propios negocios. Ahí están los datos que demuestran dicho cambio. Si en 2013, año de la primera edición de esta guía, se ofrecían 89 recursos para los emprendedores, en 2017 tal cifra se ha elevado a los 265, es decir, un crecimiento que roza el 200%.

Estas herramientas están organizadas en función de la fase de desarrollo de la iniciativa empresarial. Se distinguen, en este sentido, cuatro etapas: preliminar, constitución, early stage (primeros tres años de vida) y consolidación (de tres a cinco años). En cada una de ellas se ofrecen recursos distintos según las necesidades del emprendedor. Se trata de una larga lista que abarca desde el asesoramiento, el mentor, la formación, el alojamiento o la financiación.

La finalidad que se persigue es que los andaluces que deseen crear una empresa cuenten, de manera agrupada, con toda la oferta de recursos a su disposición o que, en caso de que ya esté constituida, puedan encontrar alguna de las herramientas necesarias para su consolidación.

La guía está disponible en la web de la Fundación Persán. La información que en ella aparece se edita con los datos disponibles en internet y de los que proporcionan la entidades que ofrecen algún tipo de servicio relacionado con la emprendimiento.

Las claves

265 recursos. Un aumento del 200% en un lustro
La primera edición de la Guía Persán para emprendedores contaba con 89 recursos. Cinco años después alcanza los 265. Cada ejercicio se evidencia un gran dinamismo en este tipo de herramientas, que se transforman o sustituyen por nuevas.

La crisis como catarsis. El cambio de mentalidad
La debacle económica provocó un considerable relanzamiento de la cultura emprendedora. Ante la sacudida que la crisis generó en el tejido empresarial andaluz (el 90% está constituido por pymes), las administraciones públicas y las entidades privadas fueron cada vez más conscientes de que la mejor salida para fortalecer el mercado laboral era la creación de nuevas sociedades mercantiles. Esto explica que en cinco años el número de recursos a disposición de quienes deseen poner en marcha un negocio haya crecido a esos niveles.

Distintas fases. Desde el prolegómeno a la consolidación
Las herramientas que se ofrecen en la guía se dividen en cuatro grandes grupos, dependiendo del estado en el que se encuentre la propuesta empresarial. Estas fases son: preliminar, constitución, early stage (los primeros tres años de vida) y la consolidación (de tres a cinco años).

Herramientas. Asesoramiento, inversión o alojamiento
Entre los recursos que se facilitan, se encuentran el asesoramiento, la mentorización, la formación, el alojamiento, los concursos, la financiación, la inversión, la aceleración o las redes de contacto. En esta edición se han diferenciado las herramientas que ofrecen sólo alojamiento de las que aportan servicios añadidos (incubación) y las que facilitan programas de aceleración. Cada recurso se describe mediante una ficha que recoge sus principales características: qué proporciona y a quiénes se dirige.

Noticia publicada por el Diario de Sevilla