Proyecto «AULA EMPRENDEDORA»

La Fundación Persán defiende el fomento de las competencias emprendedoras entre los más jóvenes, como elemento imprescindible en el mercado laboral futuro y la aspiración de promover la puesta en marcha de iniciativas como palanca del empleo. Por ello, tratamos de otorgarles herramientas, a través de charlas educativas y dinámicas, para que este propósito pueda hacerse realidad. 

La RAE define el acto de emprender como “acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro.” Es llamativo, que los mismos filólogos, nos adviertan del riesgo que podemos correr a la hora de abrir un negocio. 

Pero emprender, no es sinónimo de tirarte a una piscina vacía, y es que, a la hora de hacerlo, debes tener como mínimo, un charco que evite que te hagas daño.  

Ana Iglesias, ganadora de Masterchef y propietaria de la marca de joyas “Dos Primeras”, recomienda testear tu idea desde el principio: “Empieza a anunciarlo como si ya estuviese disponible, aunque no se haya lanzado aún y espera a ver qué reacción obtienes de la gente”. 

Debemos evitar el fracaso a toda costa. Y definimos “fracaso” como todo aquello en lo que hemos invertido más recursos (tiempo y dinero) de lo necesario para saber que nuestra hipótesis no era correcta. Por ello, marcarse pequeñas metas antes de comenzar y estudiar bien el terreno de mercado, en el que vamos a emplear nuestra energía y capital económico, puede evitar que caigamos en esa temida situación.

Cuestiones como ésta son las que se abordan en las sesiones que se realizan en los centros y que componen el proyecto “Aula Emprendedora”. Un proyecto que consiste en una serie de talleres interactivos y charlas con emprendedores en los centros educativos inscritos. Hacemos especial hincapié, en que esta materia, es una actividad interdisciplinar que no debería impartirse únicamente en las clases de economía.

Nuestro propósito es hacer ver a los alumnos las competencias básicas que deben desarrollar para ser capaces de crear un proyecto desde cero y poder ofrecer futuros productos o servicios a la sociedad. Para esta misión, contamos con numerosos emprendedores de la zona, como el colaborador habitual y director de Jóvenes Promesas, Pilo Martín. 

Este acercamiento entre la educación y el mundo del emprendimiento, conseguimos plasmarlo a través de los resultados que obtenemos en el Concurso de Ideas y Productos Mínimos Viables de la Fundación Persán, en el cual, reconocemos el trabajo de los jóvenes y el realizado por la comunidad educativa.